bus
Mi primer noviete Richard era una estudiante que ya estaba en la universidad, muy majo, alto, delgado, rubito de ojos azules, una preciosidad de niño, además el tema de estar en la universidad era como un grado por encima del que teníamos el resto de los chicos y chicas del pueblo, alguien que estaba en la universidad, que ademas no estába en nuestro pueblo si no en la capital era alguien que tenía un estatus muy superior al nuestro, el chico estaba como un quesito, a mí me volvía loca, me encantaba, era un verdadero bomboncito de hombre, eso sí, tenía unos padres que eran absolutamente odiosos, su madre era la pija de pueblo , de esas que se cree más que nadie, que te mira por encima del hombro, que te pasa como un misil con su cochazo por al lado y no te recoge para llevarte al pueblo cuando te encuentran en un camino perdido , tenia además una casa enorme ,a todo lujo, en las afueras del pueblo , con un camino hecho a propósito solo para ir a su casa, una familia realmente hostil que tenía de todo pero que no parecía querer compartirlo con nadie, una piscina enorme que incluso en invierno se hacía cubierta y en la que uno se podía bañar hasta cuando fuera nevaba, pero claro esos que se bañaban alli nunca eras tú ,siempre eran otras personas, a mí jamás me habían invitado a esa piscina, tenian tambien una enorme pista de tenis en la que se les veía jugar al tenis muy contentos, muy felices, vestidos con unas ropas hiper pijas, cuando les veia jugar al tenis me parecía que no tenían ni puñetera idea de jugar al tenis, pero claro, tenían pista de tenis que era lo que contaba, ademas tenían un montón de caballos enormes, blancos, negros, percherones, en unas cuadras atendidas por varios empleados, aunque curiosamente yo nunca les había visto montar a caballo por ningún sitio, pensaba que a lo mejor ni siquiera sabían montar a caballo y eso que tenían un montón de caballos, el caserón donde vivian era una bestialidad, un casoplon de gente pudiente al que el resto de los mortales no teníamos acceso ni en sueños, Richard además era un chaval muy extraño, huraño, poco comunicativo, que iba a misa todos los domingos, se sentaba en primera fila con todos los viejos, puesto que los jóvenes del barrio ninguno ibamos a misa ,era muy raro que un chico del pueblo fuese a misa pero si acaso alguno iba obligado por sus padres siempre se encontraba allí a Richard, de rodillas rezando como una monja beata, siempre además vestido de forma impoluta, con jerseys de picos tipo pijo de esos que no se llevaban ya ni en las películas de romanos, era un auténtico niño estirado ,pero eso sí que si era una preciosidad de niño y la verdad es que era educado para que lo vamos a negar, una noche yo estaba en una zona del pueblo que llevábamos El Ejido, no se de que venia ese nombre pero siempre se había llamado así, siempre decíamos... quedamos en el ejido .vamos a El Ejido, etcétera ,etcétera, el ejido no era más que una explanada con un solo árbol y todo nos sentábamos debajo del árbol, yo estaba allí ese día precisamente bebiendo con un grupito de amigas y amigos, amigos de esos de toda la vida, de esos que conoces del pueblo desde que nacistes, en eso que llego a Richard, era muy raro que Richard fuese a esa zona ,normalmente iba de la Universidad a su casa y de su casa a la universidad y además en coche, era raro verle por el pueblo salvo en muy raras circunstancias o como digo en misa, se podia decir que no era precisamente popular entre mis amigos, más bien lo contrario, le hacian de menos quizás, no lo sé, pero lo que si se es que no caia simpático entre ellos, se acerco y solo me saludo a mí y nada mas, nos dijimos simplemente hola, empezamos a hablar un ratito, sobre chorradas varias, sobre cómo era la vida en la universidad, sobre cómo le iba, sobre cómo me iba a mi, etcétera, etcétera, llegado el momento de irse a su casa me invitó a ir a bañarme a su piscina al día siguiente, qué raro, porque jamás me había invitado a su piscina, ni a su casa, ni a nada, prácticamente no me había dirigido la palabra en toda la vida, además se marchó y no me dijo ni la hora ni nada solo que fuese allí, a mi la verdad es que me apetecía ir a bañarme a la piscina, no sé, conocer cómo era una vida de lujos, cómo era bañarse en una piscina tan gigantesca, cómo es estar en una piscina privada en la que solo te bañas tú, no sé era una cosa que me apetecía mucho ,me pidió mi teléfono pero yo no tenía teléfono entonces, se me había roto hacia unos días y se lo dije... el teléfono no te lo puedo dar, se me ha roto hace unos cuantos días, solo tengo el chip, pero no tengo para ponérselo a otro teléfono, el me respondio... vente a mi piscina, nos damos un baño y a lo mejor te puedo dar uno de los míos, yo tengo muchos teléfonos metidos en cajones que no uso, puedes incluso elegir cual quieres, yo pensé... bañito más teléfono, como que es una buena idea y le dije... si, descuida que mañana iré contigo a la piscina , a mí me gustaba ese niño, estaba muy bien, ya lo he comentado antes, pero esa tendencia a ser una especie de talibán católico, un tipo cerrado en sus ideas cristianas que vete a saber por donde me podía salir, me tenía un poco mosca, pero pensaba... bueno mejor que sea un niño católico a que sea un sinvergüenza, al fin y al cabo un niño católico pensaba yo entonces tiene menos peligro ,después me daría cuenta que realmente estaba equivocada en eso de que los niños católicos tienen menos peligro, el tema es que al día siguiente me puse mi bañador, me mire al espejo, me hice unas coletitas, me peine, me puse mona, o por lo menos lo mas mona que se puede estar cuando va una a bañarse a una piscina, me una mini faldita y el bikini debajo y salí hacia su casa, llegué a su casa y toque el timbre, pero no contestó nadie, solo salieron unos enormes perros ladrandome, yo estaba realmente asustada, pero al final salieron y me abrieron la puerta, pasamos una tarde bastante divertida, nos bañamos, merendamos, pasamos un rato agradable, nos salpicabamos, nos echamos carreras, etcétera, etcétera, Richard me presento a sus padres así todo formalito, me dieron la mano muy educados, pero me miraban bastante extraño, como diciendo tú no eres de los nuestros, tú no deberías estar aquí, me miraban entre un aire de superioridad y de desprecio, la verdad es que no me gustaba como me miraban, pero bueno desde ese momento empezamos a salir, supongo que eso pensaría el , que estábamos saliendo aunque tampoco habíamos hablado nada al respecto, pero jamás pronunciabamos la palabra novios, el a mi me llamaba cari y yo a él le llamaba cari tambien, etcétera, etcétera, la cosa es que esa relación era de una castidad casi irritante, una relacion asi, de absoluta castidad con mi novio la verdad es que era algo extraño, o a mi por lo menos me resultaba muy extraño, parecía que ese chico careciese completamente del más mínimo deseo sexual, nuestro unico contacto era de vez en cuando darnos un piquito al despedirnos, no sabía que pensar, no sabía si es que ese chico era gay o qué le pasaba, o me tenía simplemente para pasear o es que era poco apasionado, pero llevamos 4 meses saliendo y nada, no había manera de pasar de un piquito al despedirnos, yo trataba de besarme más de seguido con él pero él parecía como rechazarme, como que solo se conformaba con eso, con un piquito, yo tenía ganas de más, de mucho más, pero tampoco se lo decía, simplemente me quedaba callada, saliamos cogidos de la manita, como dos colegiales enamorados, eso era mas tierno que el Día del Padre, él me habia contado muchas veces que él quería casarse una chica virgen, me hablaba de nosequé del matrimonio desde el sagrado juramento, de unas mierdas tremendas, que a mí me tocaba mucho las narices escuchar, pero la verdad no se lo decía ,simplemente me quedaba a cuadros cuando me nombraba esas chorradas cristianas que a él le parecian importantísimas y a mí me parecían una auténtica tontería, una vez estábamos solos en su piscina hablar sobre el tema, yo sabía que ese chico se escandalizaba con mucha facilidad y no sabia como soltarle las cosas que pensaba o qué opinaba, yo quería decirle que quería sexo, pero no sabía bien cómo decírselo, al final simplemente se lo dije, le dije... mira yo quiero sexo, yo sé que puede ir en contra de tus ideas religiosas, pero chico yo quiero sexo, tengo ganas, no sé cómo hacer, el se quedo muy sorprendido y entonces me dijo que la verdad que es que a él también le apetecía mucho, pero estaba el tema de que no quería desflorarme, eso de desflorarme a mí eso me hizo mucha gracia, me recordaba a una canción de MTV que echaban y que decia algo asi como... amo a Laura pero esperare hasta el matrimonio, me parecia una cosa muy tonta, muy estúpida, eso de desflorar a una chica me resultaba gracioso, no disimule solte una carcajada delante suyo, él me miró sorprendido, se hizo un silencio y después me quedé callada, el entonces me dijo algo más raro todavía, algo que a mí me parecía extrañisimo pero que a él le pareció de lo más normal, me dijo que la virginidad era algo solo vaginal, perder la virginidad era introducir un pene en una vagina, que todo lo demás no era perder la virginidad, que eso de la virginidad era solo vaginal, que por detrás se podría hacer de todo y eso no era perder la virginidad, que eso sí estaba permitido por la Iglesia Católica, eso sí que me pareció ridículo hasta más no poder, qué estupidez por Dios, que por meterla por un agujero se ha de perder la virginidad y metiendola por el otro no, me parecia una tonteria tremenda, una estupidez de un tamaño enorme, pero su forma de pensar era esa, los niños católico y de derechas por lo visto pensaban esas cosas y la verdad es que a mí no me quedaba más remedio que aceptarlo, yo le dije un tímido... probemos, él me miró ,se quedó callado un momento, bueno venga probemos me dijo, le empezó como a temblar la voz, yo no sabía qué hacer, el tenía la voz temblorosa y tartamudeaba cuando hablaba ,estaba hecho un flan , nos quedamos mirando cara a cara un buen rato, le dije de forma desafiante... no tienes huevos cariño, pero luego me daria cuenta de que realmente huevos le sobraban, yo al entrar a la casa no me acordé lo más mínimo de esa actitud miedosa que el tenia ,pero despues me di cuenta de que si no le animaba un poco allí no había manera de hacer nada , me incline sobre el respaldo de un sofá, un sofá muy mullido, realmente bueno, de esos de piel super carísimos, me incline hacia delante en el poniendo el culo frente a Richard, yo solo tenía el bañador puesto, el bañador amarillo que usaba casi siempre, o sea que no creo que fuese muy difícil bajarmelo, aunque vete a saber, porque este tipo no era más torpe porque no se entrenaba, ya no sabía ni si era capaz de bajarme el tanga del bañador, él se quedó allí de pie sin hacer nada y yo allí agachada, yo trataba de mirar entre mis piernas hacia atrás lo que el hacía, miraba hacia atrás, miraba y miraba, pero él no se movía, yo estaba alli recostada sobre ese sofa sin saber qué hacer, entonces pensé este pardillo no me va a bajar la parte de abajo del bañador ,voy a tener que hacerlo yo, entonces me baje la parte de abajo del bikini y volví a la misma posición, me quedé ofreciéndole todo mi culo y él seguía como un tonto mirando con la boc abierta, por fin se acerco y me toco un poco el culo apreto un poquito, luego puso otra mano en mi otra nalga, dudo momento, se veía que no sabía bien que hacer, simplemente agarraba mi culo , de pronto se puso a restregar su paquete contra mi culo, él también tenía un bañador, su bañador estaba mojado y yo sentía como me restregaba el culo, sentía como su polla se iba poniendo gorda según se restregaba, también se bajó el bañador, yo miré hacia detrás un poquito , su pene estaba completamente erecto, empalmado como un perro, yo sabía que estaba deseando metérmela, tenia el rabo más fino que el de mi tío, una polla finita pero también más larga que la de mi tío, era más bonita, era una polla muy estilizada, su polla palpitaban como dando botecitos hacia arriba y hacia abajo, era una cosa muy extraña, se veía que estaba tan cachondo que su polla no paraba de votar, el trataba de no ponerse nervioso, se acercó hacia mí y abrio con dedos las cachas de mi culo , senti el contacto de su polla en mi agujero, en el agujero de mi culo, apoyo la puntita en el agujero y empezó a tratar de empujar su polla dentro de mí, dentro de mi culo, haciendo movimientos alante y atrás ritmicamente lo intentaba y la intentaba pero parecía que eso no iba a entrar, el seguia con cuidado apretando y soltando apretando y soltando con esa polla en mi culo, trate de relajarme un poco, de quedarme un poco más tranquila, entonces el apreto más fuerte, y entonces su rabo entro como por la mitad de golpe, yo senti cómo aquella berga entraba dentro de mí y solte un pequeño grito, él parecía estar entusiasmado, por fin había metido su polla dentro de una mujer, era la primera vez que él metia su polla dentro de una mujer y yo era la primera vez que sentía una polla dentro, aunque fuese del culo y no del coño, aunque en la garganta ya habia sentido la de mi tio muchas veces, continúo bombeando y bombeando y cada vez que bombeaba su pene entraba más dentro de mi culo, entro y entro dentro y dentro hasta que sentí que sus huevos golpeaban en mi coño, menos mal ya entro entera pense, él seguía entrando y saliendo dentro de mi culo y a cada embestida yo gritaba, cuando él habia entrado hasta dentro empece a sentir una sensación muy fuerte, desde luego eso me estaba gustando mucho, más de lo previsto, era mucho más satisfactorio de lo que había imaginado, el bombeaba metia y sacaba su rabo dentro de mi culo ,yo cuando él me la metía hasta dentro sentía sus huevos golpear en mi coño, eso era realmente placentero, mucho más placentero de lo que me había imaginado, el me agarro el pelo y siguio dándome caña un buen rato, cada vez se entusiasmaba más, aceleraba cada vez mas, cada vez lo hacía más rápido, cada vez me follaba el culo más fuerte y yo cada vez gritaba más, parecia que no se iba a correr nunca ,yo gritaba, él gemía , yo volvia a gritar, él volvia a gemír, pero nada, que el hijo de puta no se corría, ese cabrón se movia muy rápido pero aguantaba y aguantaba, parecía que lo hubiese hecho toda la vida, aunque en realidad era la primera vez, seguiamos enganchados el uno al otro como dos perros, yo no aguantaba más, ya era un placer enorme, me dolia por dentro, por fin él se corrió dentro de mí culo, senti como me llenaba de leche, nunca habia sentido dentro el semen de un hombre, solo en mi garganta cuando se la mamaba a mi tío, pero esa sensación era diferente, por mi culo no se percibia ningún sabor, solo una especia de cremosidad, él se paró, pero no saco su polla de mi culo, se quedó quieto un rato, allí recostado encima mío, senti su aliento en mi nuca , ese rabo parecía que no se bajaba, eso no era como al final de las mamadas que le daba a mi tío, el rabo de ese chico no era igual que el de mi tío, ese chico aguantaba mucho más, yo me quedé esperando porque pensaba que se le iba a poner flácida, pero no, el descanso un momento sobre mi espalda, sin sacarla de mi culo, luego se enderezó y volvió a continuar bombeando, volvió a darme por el culo durante 2 horas más, se corría, se paraba, descansaba un poco sin sacar la polla de mi culo y luego continúaba otra vez y otra vez y otra vez, me dejó el culo completamente dolorido, aquello ya mas que placer era dolor, así seguimos todos los días o casi todos los días, durante toda nuestra relación, qué destrozo anal dios mio, pense que jamas a una chica le habían dado por el culo tanto ni en las películas porno, aquello es una salvajada bestial, eso era ya un sin vivir, una cosa que pasaba de ser placentera a ser insoportable, pensé que no sabía si el resto de los chicos católicos hacían lo mismo pero pensaba madre mía qué barbaridad los católicos estos se dedican a romperles el culo a todas las niñas y luego se van a rezar tan tranquilos, que pedazo de hijosdeputa, qué cabrones cazadores de culos, Richard me comentó que sí, que el resto de sus amigos católicos también hacían las cosas así, y despues llevaban a sus amigas a misa, a sus novias más bien, yo pensaba... madre mía cómo tienen que tener el culo estas chicas, se lo tienen que tener destrozado, pero bueno, seguimos así durante toda nuestra relación, el dándome por culo de forma bestial y yo aguantando esas embestidas, la verdad es que fue algo extraño pero satisfactorio.

inicio